Para aumentar la eficiencia de nuestro cultivo es necesario elegir el fertilizante adecuado. Pero usar los fertilizantes de forma adecuada y equilibrada -asegurándose de que no se aplique más ni menos producto del necesario- también es esencial.

Las soluciones a base de nitratos son parte de un proceso continuo de eficiencia que comienza mucho antes de que se aplique cualquier fertilizante y que reporta beneficios durante mucho tiempo después de la cosecha de los cultivos de la temporada.

Así es como las soluciones a base de nitratos de Yara pueden ayudarte a cultivar de forma más eficiente antes, durante y después del abonado:

Antes del abonado: medición precisa para una dosificación precisa

Cuando no se tienen datos precisos sobre las necesidades de nutrientes de tus cultivos en tiempo real, es fácil aplicar la cantidad equivocada. Bajo condiciones de escasez de nutrientes se empobrecerán los suelos y los cultivos tendrán baja calidad. Por el contrario, con un abonado excesivo no sólo desperdiciarás el dinero que te gastas en fertilizantes, sino que también dejarás un exceso de nitrógeno en el suelo, que tiene efectos negativos para el medio ambiente.

La medición precisa en el campo se facilita con herramientas digitales como Yara N-Tester, que le permite medir las necesidades de nitrógeno en el momento. Estos conocimientos te asegurarán un rendimiento y una calidad nutricional óptimos.

Durante el abonado: distribución precisa y uniforme

Un abonado preciso y uniforme es también un componente clave para maximizar la eficiencia. Debido a su alta densidad, el nitrato de amonio proporciona una distribución más flexible y precisa, especialmente bajo condiciones climáticas variadas, ya que incluso las brisas ligeras pueden generar errores de dispersión significativos con productos a base de urea.

Para mejorar el rendimiento de la dispersión, Yara también ofrece herramientas digitales para hacer frente a la demanda variable de nitrógeno en todos los campos. El N-sensor de Yara y Atfarm son soluciones terrestres y satelitales, que combinadas con nuestra recomendación de nitrógeno, proporcionan uno de los mapas de aplicación de nitrógeno de tasa variable más avanzados disponibles.

Mejoras en la proteína, el rendimiento y el nitrógeno

Después del abonado: mejor absorción para mayor rendimiento y menor cantidad de nitratos residuales.

A las plantas les encantan los nitratos. Los absorben rápida y fácilmente, lo que les permite convertirse en cultivos más sanos y de mayor calidad.

La elección de una solución a base de nitratos asegurará un mayor rendimiento por cada kilogramo de producto aplicado. En las pruebas de campo realizadas por Yara, las soluciones a base de nitratos alcanzan un rendimiento hasta un 9% más alto que los productos a base de urea con idénticas tasas de aplicación.

La rápida absorción de los nitratos, dividir la aportación de fertilizantes en varias veces, y la toma de las decisiones correctas para la tasa N, da más control sobre la cantidad de nitrógeno sobrante que queda en el suelo después de que las plantas hayan absorbido los nutrientes que necesitan. El exceso de nitrógeno sobrante en el suelo después de la cosecha puede movilizarse a la zona bajo la raíz y filtrarse al agua subterránea.

Además, los fertilizantes a base de nitratos tienen un bajo efecto acidificante en el suelo, ahorrando tiempo y dinero en el encalado después de la cosecha para corregir el equilibrio del suelo.

Demanda de cal

 


También te interesa:

¿Quieres hacerlo mejor?

Nuestros agrónomos están disponibles para ayudarte a alcanzar el máximo potencial de tu cultivo

Inicia el camino hacia una mayor eficiencia >

Soluciones a base de nitratos de Yara