Mejorar la calidad de la patata

Existen tres criterios principales que definen la calidad de la patata: La calidad del tubérculo, la calidad de la piel, y las cualidades para almacenar y cocinar.

Una nutrición balanceada es importante para poder gestionar todos estos criterios.

Calidad del tubérculo

La calidad del tubérculo, su contenido de materia seca, el contenido de almidón o las cualidades de cocción, son factores muy importantes para el consumidor final. 

El nitrógeno estimula el crecimiento de los tubérculos y maximiza la producción de almidón. El fósforo mantiene el crecimiento de hojas y tubérculos e influye en el contenido y la calidad de almidón. El potasio maximiza la absorción de agua y la producción de materia seca, y puede reducir los moretones. El calcio reduce la incidencia de manchas internas marrones y negras, el magnesio asegura una capacidad fotosintética fuerte y crecimiento sano y el boro reduce las manchas marrones y el ennegrecimiento enzimático.

Calidad de la piel

La calidad de la piel de la patata se vuelve cada día más importante, porque los consumidores demandan patatas con piel limpia y atractiva, sobre todo cuando las compran empaquetas o a granel. Los tubérculos con enfermedades en la piel no solo son menos atractivos, también son propensos a una vida de almacenaje más corta. 

Una nutrición vegetal bien equilibrada reducirá la incidencia de desórdenes de la piel de la patata y mejora la calidad general de la piel. El calcio produce una piel más resistente a las enfermedades, el boro mejora el efecto del calcio mejorando la absorción y de esa manera reducirá los niveles de sarna común y otras enfermedades. El zinc podrá reducir las incidencias de sarna polvorienta y el azufre reducirá infecciones tanto de la sarna polvorienta como de la sarna común.

Cualidades para almacenaje y cocción 

Es importante no olvidar las cualidades para almacenaje y cocción y el trabajo no llega a su fin una vez que estén cosechadas las patatas. En la mayoría de países, las patatas tienen que almacenarse para dar un suministro continuo durante el año. Los tubérculos menos propensos a moretones y descoloración se podrán almacenar mejor y tener mejores cualidades de cocción. 

Una nutrición equilibrada en el cultivo antes de cosechar influirá en las propiedades de almacenaje y cocción de las patatas. El potasio, el calcio, el magnesio y el boro tienen todos un efecto positivo en las cualidades de almacenaje y cocción por reducir los moretones, ennegrecimiento enzimático y la descoloración.