Reduciendo la huella de carbono

Para poder satisfacer la creciente población mundial es primordial tener una agricultura sostenible. Con la aplicación de fertilizantes producidos con técnicas que reducen al mínimo las emisiones a través de la mejor tecnología disponible, se beneficia al medio ambiente. Con más de cien años de experiencia en producción y uso de nutrientes vegetales, Yara también ha desarrollado soluciones para reducir las emisiones de carbono.

Reduciendo la huella de carbono

Seguridad alimentaria

Desde el comienzo, hace aproximadamente 10 mil años, el desarrollo agrícola se ha visto estrechamente ligado al desarrollo de las civilizaciones. 

Durante la última mitad del siglo 20, la llamada "Revolución verde" triplicó la producción alimentaria del mundo, a la vez que la población creció de tres a seis mil millones. 

Se espera un crecimiento de la población hasta llegar a 8,5 mil millones en 2030, y tendremos que aumentar la producción agrícola en más del 50%. La disponibilidad de áreas agrícolas está limitada, por eso será necesario aumentar la producción en las áreas que hoy tenemos disponibles. 

Nutrición vegetal

Area agrícola vs población mundial

El cientifico alemán Justus von Liebig presentó su Ley de Mínimos en la primera mitad del siglo 19. En ella dijo que la carencia de un nutriente en la alimentación de las plantas hará que el crecimiento se verá limitado a pesar de tener presentes todos los demás nutrientes. Añadiendo ese nutriente, hará que el desarrollo aumente hasta que otro nutriente se vuelva 'factor limitante'. Con cada cosecha se remueven nutrientes del suelo. Usamos los fertilizantes minerales para sustituir estos nutrientes y aportar un equilibrio en la alimentación garantizando el crecimiento vegetal deseado en la siguiente temporada, sin desgastar las reservas del suelo. 

Desde el punto de vista climatico, el nitrógeno (N) es el elemento más importante, mientras que el fósforo (P) y el potasio (K) tienen menos importancia.

Proteger el clima

La agricultura moderna será decisiva para asegurar el suministro de alimentos a la creciente población mundial. Hoy en día, cerca de la mitad de la poblacion depende de fertilizantes minerales para poder producir la cantidad suficiente de alimentos. 

Pero en el debate sobre el calentamiento global es válido también para poner en cuestión el papel que juega la agricultura en el medio ambiente y las emisiones de gases con efecto invernadero. ¿Es sostenible el incremento de la producción agrícola? Y ¿cual es la relación entre las emisiones de gases con la producción y el uso de fertilizantes minerales? 

Yara acumula más de cien años de conocimiento y experiencia en la producción y el uso de nutrientes vegetales. Creemos que la agricultura sostenible es parte de la solución al problema del cambio climático. Aplicando los fertilizantes de Yara, la huella de carbono de los productos agrícolas podrá disminuirse en mas de un 50%, no habría que roturar nuevos terrenos para usos agrícolas y el rendimiento se mantendría. 

Aplicar fertilizante

El crecimiento de tierras para a uso agrícola es uno de las fuentes más grandes de gases con efecto invernadero a nivel global. La tierra cultivable es un recurso limitado y es importante usarlo de la manera más apropriada para asegurar la seguridad alimentaria.