Resumen nutricional del tomate

Requerimientos en el campo - El nitrógeno es necesario en las fases tempranas de desarrollo para fomentar un crecimiento fuerte de las plántulas. El mayor consumo es poco antes de la floración.
La principal necesidad de fósforo se requiere en fases tempranas del desarrollo de la planta para asegurar un buen desarrollo radicular y una buena floración. Se necesita más potasio que nitrógeno.
El calcio también se necesita en cantidades relativamente grandes. En muchas situaciones tiene la misma importancia que el nitrógeno.
Más de un 60% del nitrógeno, fósforo y potasio absorbidos por la planta, será utilizado en el fruto.

Nitrógeno

El uso excesivo de nitrógeno puede producir un cultivo demasiado vigoroso, con mala floración y frutos excesivamente grandes. Aproximadamente de 2,2 a 2,4 kg. de N se remueve con cada tonelada de tomates producidos. Normalmente se esparcen fertilizantes nitrogenados antes de o al trasplantar, a menos que los patrones de lluvia lleven a una lixiviación de los nutrientes. Luego continúa la fertilización de cobertera antes de la floración.

Calcio

Las necesidades de calcio están alrededor de 1,7 kg. Ca/t de fruto. En muchas situaciones tiene la misma importancia que el nitrógeno. El consumo más fuerte de calcio transcurre desde la floración, pasando por el desarrollo del fruto hasta la cosecha. Como sólo el 5% del Ca se encuentra en el fruto y el 95% en las partes vegetativas de la planta, las necesidades de Ca también son altas durante el desarrollo vegetativo. Por eso, un suministro estable de calcio es necesario durante toda la temporada.

Potasio

El potasio se necesita en cantidades mayores que las del nitrógeno. La absorción es entre 2,6 a 3,6 kg/K/t de fruto con la demanda más alta durante el crecimiento del fruto. A las aplicaciones de fondo de potasio le siguen normalmente aplicaciones regulares de cobertera durante la temporada.

Magnesio

El magnesio también es importante aunque se requiere en tasas más bajas que el calcio. El cultivo de tomates requiere de 0,3 a 0,6 kg Mg/t de fruto, repartido durante la temporada. La absorción principal es durante la floración.

Fósforo

La mayoría del fósforo se requiere en fases tempranas del desarrollo de las plantas, para asegurar un buen crecimiento de la raíz y la flor. Los cultivos necesitan entre 0,2 a 0,4 kg P/t de fruto.

Azufre

El azufre se necesita durante toda la temporada de crecimiento y los tomates absorben aproximadamente entre 0,6 kg. S/t de fruto producido.

Micronutrientes

Mientras se necesitan en cantidades mucho menores para satisfacer un buen rendimiento y calidad en el cultivo del tomate, el equilibrio correcto de estos tres elementos es esencial. Los análisis foliares para conocer las necesidades de micronutrientes ayudarán a que las deficiencias se diagnostiquen a tiempo y que las plantas tengan el tratamiento correcto.

Boro

El boro es un micronutriente clave. Tiene un efecto significativo en las características de maduración del fruto. Es esencial para la integridad estructural de la planta e importante para la viabilidad del polen, la flor y el desarrollo frutal.

Zinc

El zinc es otro micronutriente clave. Es importante para el desarrollo y función de las hormonas del crecimiento (ej. Auxina) que influyen en la elongación de los entrenudos.