Influir en la calidad

Existe un número de variables que definen los criterios de calidad de los tomates. Los estándares difieren dependiendo del tipo de tomate, dónde se cultiva y el mercado al cual está dirigido.

Las prácticas de fertilización tienen una gran incidencia en la calidad del fruto como el aspecto físico, color, su firmeza y su vida de almacén. Estos criterios son particularmente importantes para los tomates destinados al consumo fresco. 

El grado y el nivel de estos factores pueden tener un gran impacto en el precio del tomate y su comerciabilidad. Un tamaño aceptable y su clasificación varía con el mercado y en la mayoría de los países existen estándares mínimos. 

El sabor del tomate se asocia generalmente con la concentración relativa de azúcares y ácidos en el fruto, principalmente fructuosa y ácido cítrico. La mejor y más sabrosa combinación es un contenido alto tanto en azúcares como en ácidos.

Nutrición vegetal y la calidad de los tomates

El nitrógeno y el potasio son elementos importantes para el sabor del tomate. Demasiado nitrógeno amoniacal afecta de manera negativa en el sabor. El potasio es el nutriente principal afectando la calidad general del tomate, mejorando la uniformidad de la maduración, el aspecto físico, acidez, y el sabor del fruto. 

Los niveles altos de calcio son importantes para mantener la firmeza y prevenir daños causados por ciertas carencias o durante el manipulado y transporte. 

Niveles bajos de boro podrán provocar una mala calidad comercial del tomate. El zinc también tiene una función para mantener la calidad del tomate.

Consejos de Yara sobre la calidad de los tomates

Tomato shape

Influir en el aspecto externo

Los tomates para el consumo fresco deben tener un aspecto uniforme en cuanto a la forma, tamaño, y ser simétricos entre sí. 

Color del tomate

Influir en el color

El color es particularmente importante para la producción de tomates dirigidos a la industria y el fruto tiene que ser de un rojo uniforme e intenso. 

Managing Tomato Taste

Gestionar el sabor del tomate

El sabor se asocia generalmente a la concentración relativa de azúcares y ácidos en el fruto, sobre todo fructuosa y ácido cítrico.