Principios agronómicos en el cultivo de la patata.

La meta del agricultor es producir un cultivo de alto rendimiento y de buena calidad que satisfaga las necesidades del mercado al cual se dirige.

Características del cultivo de la patata

La planta de la patata produce un sistema radicular fibroso. Las raíces no miden más de 60 cm. de largo normalmente. Así que las patatas tienen raíces de poca profundidad comparado con cereales que pueden tener raíces que llegan a los 120 cm. de profundidad. Como resultado, la patata no tiene mucha facilidad para aprovechar los nutrientes y la humedad en las profundidades del suelo. 

Mientras el crecimiento de las raíces ocurre con temperaturas entre 10 y 35ºC, el desarrollo más activo tendrá lugar a temperaturas entre 15 y 20ºC. 

El crecimiento del follaje ocurre a temperaturas entre los 7 y 30ºC, pero la temperatura óptima está entre 20 y 25ºC. Las temperaturas óptimas para los estolones son similares.

El efecto de la temperatura del suelo en el desarrollo radicular

El efecto de la temperatura del suelo en el desarrollo radicular

El tubérculo de la patata es una porción ampliada del estolón. El proceso de iniciación del tubérculo está dirigida por hormonas y en algunas variedades (las tardías) por fotoperiodismo. Los suelos fríos favorecen la iniciación de tubérculos y en mayor cantidad. La temperatura óptima para la iniciación de tubérculos está entre los 15 y 20ºC. 

Bajo estas condiciones, la planta tendrá estolones y brotes cortos. En las variedades tardías, los días más largos retrasan la iniciación de tubérculos y fomentan el desarrollo de estolones y brotes.

Un bajo nivel de nitrógeno y alto contenido de sacarosa en la planta favorecen la formación de más tubérculos. Una vez iniciadas, los tubérculos muestran un rápido crecimiento, llegando a 1400 kg/ha/día en climas templados. Las variedades tardías tienden a ser más sensibles a los días largos o temperaturas altas.

Envejecimiento fisiológico

Brotes y envejecimiento fisiológico de las papas
Brotes deben de medir menos de 2 cm

Usando semillas con brotes se avanza mucho en el desarrollo de la planta. El nivel de esta respuesta y su efecto para incrementar el rendimiento tiene que ver con la edad fisiológica de la semilla en el momento de sembrar. 

La temperatura durante el almacenaje es clave para controlar el envejecimiento fisiológico. Subir la temperatura del almacén por encima de los 4 ºC provoca una ruptura de la dormición e inicia el crecimiento de brotes.

La acumulación del número de días /grados desde esta ruptura de dormición, es lo que decide la edad fisiológica del tubérculo al sembrar.

Las diferentes variedades difieren en el número de días / grados necesarios para envejecer a un nivel deseado antes de la siembra. Los tubérculos viejos son mejores en variedades precoces o donde la temporada es corta. Los tubérculos con poco envejecimiento son aptos para temporadas de crecimiento largas donde se quiere que las plantas sigan creciendo para obtener el máximo de producción. Al plantar las patatas semilla con brotes, es importante controlar el número de brotes y su tamaño (máximo 2 cm) para asegurarse un crecimiento óptimo de acuerdo con la densidad de siembra y para reducir daños de los brotes al plantar.

Tipos de suelo y su gestión

Las patatas se cultivan en una amplia gama de suelos que varían de arenosos a arcillosos, todos con diferente capacidad de retención de agua. Un suelo ideal para patata tendrá buena estructura, con buen drenaje para la ventilación de las raíces y el desarrollo de los tubérculos con un mínimo de infestación de enfermedades. 

Las patatas prefieren suelos de pH 5,5 a 7,0 y de baja salinidad. No obstante, en la práctica se cultivan patata en suelos con pH de 4,5 a 8,5, con consecuencias para la disponibilidad de ciertos nutrientes. Los pHs extremos se deben de ajustar donde sea posible.

En condiciones de pHs por encima de 7,5, la disponibilidad de nutrientes, sobre todo fósforo y micronutrientes, puede reducirse, a pesar de que las cantidades totales de estos elementos en el suelo son grandes. El encalado puede mejorar pHs bajos, pero es importante encalar por lo menos 6 meses antes de sembrar. Las patatas son más propensas a infecciones por Sarna común cuando el pH es muy alto.

Surcos y camellones

Aporcar el cultivo de patata
Una fertilización de cobertera se puede incorporar durante el aporque de las patatas.
Los camellones de la patata
Los camellones dan buen drenaje y fácil recolección de las patatas.

Gestión del agua

Sarna común en papas, gestión del agua
Sarna común por exceso de agua
Exceso de agua
Exceso de agua fomenta desarrollo de lenticelas.
Gestión del agua
Exceso de agua puede resultar en grietas en los tubérculos.

Las fluctuaciones en la humedad del suelo dentro del camellón dará un desigual llenado en los tubérculos, malformaciones o grietas. Una variación de un 10% en la humedad del suelo puede ser crítica. Por esa razón, bajo sistemas de riego por goteo, la cinta debe colocarse en la cima del camellón. 

La gestión del follaje es también crítico para un aprovechamiento eficaz del agua. Los agricultores de zonas de altas temperaturas tienen que asegurar que el follaje crezca rápido y cubra el suelo para reducir al mínimo la pérdida de agua por evaporación de la superficie del suelo.